Découvrez la Radio Jazz vocal

Valencia, Martes, 31 de Mayo, 2005

Egosum:
Astrum Argentum

1
HE DE PRESENTARME: Me llamo Salvador Mira y Perceval y, entre otras cosas, soy escritor. Nunca soñé con la notoriedad, pero esta vino por sí sola, a tenor de algún premio literario importante y del beneplácito, casi general, de la crítica. A pesar de ello, me sentía insatisfecho conmigo mismo, deseando constantemente hallar el filón de inspiración que me permitiese escribir aquella obra que yo pensaba iba a ser mi opera prima, mi consagración definitiva como literato. De esta suerte, cierto día vi la luz y elegí el tema de mi novela capital. Iba a escribir sobre el mal, pero no sobre el mal con mayúsculas o sobre un mal cualquiera, sino sobre la vida de algún personaje que por su impiedad y comportamiento transgresor mereciese los mayores improperios por parte de sus semejantes. Evidentemente tenía que ser un psicópata sexual, dado que la sexualidad y la agresividad, unidas desde lo biológico, representan los impulsos que, desbocados, podían producir las mayores heridas en el sentido moral general. El personaje en cuestión tendría, por fuerza, que apartarse del molde de bruto a que nos tenían acostumbrados las crónicas de sucesos, toda vez que habría de distinguirse de sus congéneres por su talante personal e intelectual. Varios nombres compitieron de inmediato en mi mente para recibir mi atención, pero se había escrito mucho sobre ellos y, por lo demás, con gran fortuna. La tarea iba a ser ardua ya desde el principio, puesto que no acertaba a dar con el nombre que iba a merecer la atención de mi pluma y así pasó casi un mes, sin que vislumbrase apenas el menor detalle con el que comenzar, aquel indicio que me llevase a las puertas de la vida del gran malvado que iba a ser motivo de mis desvelos durante los meses sucesivos.
Pasaron varias semanas y, en lo particular, yo continuaba sumido en la más completa incertidumbre ; por lo menos había determinado algo en concreto : mi obra sería una biografía novelada, centrada casi exclusivamente en los acontecimientos más desaforados y escabrosos de una persona impar, cuyo nombre y apellidos desconocía entonces por completo. ¿Quién iba a ser mi avieso compañero en el empeño literario ?. ¿Quién vendría a acicatearme para zaherir con los retazos impíos de su vida la sociedad huera y cínica que me había tocado compartir ?. ¿Cuál era el nombre del monstruo de mis desvelos ?... La respuesta vino un día por sí sola, por azar casi, sin que yo la buscase y de una forma tal que nunca hubiera creído posible. Acabé creyendo que lo numinoso pervivía aún o, que al menos, había regresado de los tiempos pasados en mi beneficio.Yo era por entonces bastante joven, cuarenta años para ser exactos ; me sentía un tanto ingenuamente al margen del bien y del mal, de toda dualidad casi, y dedicaba mis días a encontrar un equilibrio personal entre lo apolíneo y lo dionisiaco, entre los placeres más vulgares y el disfrute de la erudición. Había una cosa clara : tenía que encontrar un psicópata sexual ilustrado, o algo parecido, de manera que lo más oportuno sería buscar a una persona que me informase adecuadamente al respecto, un antropólogo forense, por ejemplo. Pero el discurso de don Rodolfo Andrade Mújica no me convenció. No era eso lo que buscaba, lo que él me proponía ; guiado por un interés sincero de ayudarme, trató de ofrecerme el perfil del personaje que debía concentrar mis esfuerzos en los próximos meses : comenzó diciéndome que los hechos humanos y los hechos criminales debían ser los cimientos sobre los que tenía que comenzar a planear el libro, peroró largamente sobre antropología criminal, que de eso se trataba, para seguir ilustrándome el tema con personajes como Calígula, Sade, Gilles de Rais y algunos cuyo nombre he olvidado, para finalizar narrándome sus “aventuras” -así las denominó- en el Segundo Congreso Internacional de Criminología celebrado de 1.950 en París y que, bajo la presidencia del profesor Henri Donnedieu, reunió a los especialistas más destacados de doce disciplinas diferentes y cuyas Actas constituían una verdadera Summa criminológica. Aunque el ínclito doctor me regaló con una charla muy interesante e ilustrativa durante casi dos horas -en honor a la verdad he de confesar que no me aburrí lo más mínimo-, debo reconocer que no di con el filón que buscaba. Me fui de su despacho prometiéndole que tomaría en consideración sus sugerencias y que le regalaría un ejemplar en caso que la obra llegase a buen término. Empero, yo deseaba otra cosa : un ser que fuera hombre y demonio a un tiempo, que viviese aferrado a los deleites prosaicos de este mundo pero que sus ojos contemplasen a la vez un panorama distinto y deslumbrante, alguien cuya transgresión, por infamante que pareciese, pretendiese un fin más elevado. Casi derrotado, baje la gran escalera de la Facultad de Medicina y me dirigí a pie a través del Campus y de su parque frondoso -Hyde Park, como lo llamaban los estudiantes en mi época- en dirección a mi casa, sin saber que la solución para mi problema estaba a la vuelta de la esquina.
000O000


334.jpe Posted by Hello


IMG_0001JPG Posted by Hello


Myp4JPG Posted by Hello

Valencia, Sábado, 28 de Mayo, 2005
1

EL PUEBLO SIEMPRE ES peor que sus gentes, apelando al principio general de que el todo produce algo distinto a la mera suma de las partes. Eso lo sabía él por experiencia directa. Para uno de sus amigos íntimos y eminencia vernácula, el ínclito profesor Don Arturo Delgrial y Valledigno, al cual se le podía calificar de todo menos de demótico, la masa era una piara. Su opinión no andaba muy lejos. Ese sentimiento se alzaprimó hasta el paroxismo cuando su tía, su último familiar vivo, murió. A ella se lo debía todo.
La mujer que la cuidaba le llamó al amanecer. Se había acabado. Vino de Valencia, conteniendo la tristeza, tratando de acopiar entereza, las lágrimas orillando las pestañas. Le consolaba un tanto pensar que ella había dejado de sufrir, que su demanda cansina por el descanso eterno había sido complacida. Junto a ello, se agolpaba un sentimiento de pérdida definitiva y de desolación en el hondón de su alma.
Ahora que todos los seres que amaba habían muerto, sintió que su existencia apenas tenía sentido. Ciertamente alguien como él tenía muchos asuntos en que ocupar el tiempo pero, debido a las pérdidas sucesivas, dudaba de poder arrostrar toda aquella desolación, le faltaban las ganas para acometer los asuntos que jalonaban su vida y que otrora había arrostrado como quien expele el humo de un pitillo.
Era bastante joven todavía y muchos hubieran envidiado su posición, pero él hacia mucho que vivía casi por vivir; solía decir, medio en broma, que a los catorce años ya tenía cuatrocientos.
Cuando entró en la casa, flotaba en el aire una expectación cerrada, concreta, la del vecino, el común, frente a la diferencia, ese resabio constante hacia aquellos que el vulgo hace inteligentes y presumiblemente ricos. Fue entonces cuando se percató de la presencia del ataúd, pero no se acercó todavía. Respiraba trabajosamente, tratando de inhibir el llanto que se le agarraba, trémulo, en la nuez de la garganta.
Entonces se dio cuenta de que en la casa que hay un muerto, aunque sea la propia, coexiste algo que huele a nuevo, a desconocido. Tal vez fuere la pérdida, el lugar deshabitado por alguien que vivió allí, la silla vacía, la cama hecha por última vez, los vestidos que no se utilizarán más, el lugar propio que ha desvanecido el tacto usurpador de la muerte.
La realidad, sin ambages, estaba ahora ante él, contundente, fría, sobre todo cadavérica, más allá de las quejumbres y de los odios. Ella, la última de sus antecesores, yacía en el féretro. Había expirado aquella madrugada de Mayo, mes maldito, porque también en Mayo murieron su padre y a su madre, y su abuela antes que ellos. Por pura asociación, hilando un razonamiento mágico, pensó, por un instante, que durante ese mes también a él le visitaría la chata.
No era la primera vez que Salvador Amargo iba a quemar incienso en el altar de la venganza, pero ésta, hasta entonces, nunca tomó encarnadura. A decir verdad, jamás se había vengado por nada ni de nadie. Las cosas se habían quedado alguna vez en palabras, en el deseo casi siempre, aunque él no era un pusilánime; simplemente, antes de actuar, uno debía pensar las cosas dos veces, incluso más.
Por lo general, ante las pruebas y sinsabores de la vida, había lidiado bien, nunca había roto la compostura, pero en esta ocasión sentía que podía llegar a perder los papeles. Sin embargo, el único sentimiento auténtico en esos momentos, consistía en que, desde que murieron, era bastante poco lo que le ataba a este pedregal, pocas cosas le interesaban ya. En realidad fue un hombre afortunado, porque tuvo dos madres en vez de una, pero, al final, siempre aguarda la cárcava, común e inevitable.

000O000

Valencia, Sábado, 28 de Mayo, 2005
00O00

1
Los primeros ojos: ojos negros y fieros

SU PRIMER RECUERDO comenzaba con una mano negra que la elevaba violentamente, que la arrancaba bruscamente del suelo. Después seguía la conciencia de un galope, de un moro, de ojos negros y fieros y gran bigote –y también, más vagamente, el brillo de un alfanje-, quien acababa arrojándola lejos, cayendo sobre unos matorrales.
Tenía poco más de un año y sus padres habían muerto. Bajo un cielo de celajes iluminados por explosiones y fuego, los soldados de Franco saqueaban el pueblo y ella, sin saber cómo, cuándo, ni porqué, se encontraba sola en medio de aquella devastación, cuando el jinete la agarró.
Esa fue su primera experiencia de rechazo y hasta algunos años después no llegó a comprender, en toda su magnitud, el peso del desdén ajeno.
Después la miraron otros ojos y la mayoría lo hicieron aviesamente, ojos azules, ojos verdes, ojos grises, ojos pardos y otros negros, todos ojos malos, perversos.

000O000

En breve nuevos capítulos de LAS NOCTURNIDADES DE DON ARTURO DEL GRIAL.


luna.jpe Posted by Hello


EgosumJPG Posted by Hello

Valencia, Jueves, 26 de Mayo, 2005

Egosum:
El Doctor Amor y las mujeres

"-VOLVIENDO AL ASUNTO que habíamos dejado, de lo que estoy completamente convencido es que, como cualquier mujer reservada a causa de miedos diversos, ella quería, con su suicidio, fijarme de por vida con un sentimiento de culpa que no tuve, ni tengo ni tendré, desacorde desde siempre con la gris normalidad, la cual resulta, desde muchos puntos de vista, un déficit primario, orgánico, congénito si quieres, y una indecencia. Cuando nos enamoramos, no solamente agarramos el sentimiento, la pasión y la ilusión, sino también, unos y otras, sabiéndolo casi siempre y dasatendiendo el riesgo enorme, la patética neurosis.
-Es un punto de vista, bastante extremo por cierto. En realidad, no se cómo puede hablar en esos términos de ella.
-Ubícate en la escena: dos semanas antes me besaba las manos con devoción, hacíamos el amor sin parar. Recuerdo bien la mirada esfumada tras el arrebato del orgasmo. Después aconteció mi primer viaje largo a la capital y, cuando lo hice, con bastante frecuencia al principio, mis llamadas nunca fueron contestadas. Ese silencio me hizo sospechar el desenlace. Recuerdo bien cuando volví casa y entré en esta biblioteca. Ella estaba parada en el centro con las luces encendidas, todas, para que yo no perdiese detalle: vi sus ojos ígneos, inyectados de reproche y odio antes de descerrajarse un tiro en la boca. En efecto, yo no perdí detalle, nadie me quitó el susto y la pena temporal pero ella perdió lo único que tenía, su tiempo, su vida, ese existir que había dedicado a mí aunque yo se lo desaconsejase.
"Al principio, cuando nos conocimos, veinte años atrás, teníamos algo en común, un pátina de resignación, de melancolía. Eso nos unió, sin duda. A base de mis desacuerdos con el mundo, llevaba pegada a mí una segunda piel de tristeza, del mismo modo que la humedad de adhiere a los muros viejos. Después, cambié, me desapegué de casi todo, fui a la mía, como el extraño, el espectador estupefacto que en realidad era frente un mundo epatante. Entre él y Ego existía un abismo profundo, repleto de cosas sabidas, a medio saber, insinuadas y completamente desconocidas, donde algo de mí estaba también; entre otras cosas, la literatura tuvo el papel de descubrimiento de esa tiniebla y los libros, surgidos de esa tarea, la descubrían, la pergeñaban, pero nunca la trascendía porque eran mero reflejo de la misma... Sí-agregó el hombre meditabundo- al principio y al final solo está la palabra. Tengo la ventaja de los pensamientos errantes por mis mundos sombríos.
"Ella, aunque tratase de negarlo, tenía una adherencia plebeya a la costumbre, a lo que se entiende por común, por normal, a lo que es socialmente deseable. Eso poseía el lado de calidez, ternura, pegajosidad y halago que nunca desagradan a un hombre pero que con el tiempo deja de sentirse satisfecho. Vivía por mí, su tiempo dependía del mío. En realidad, por mucho que la pasión sepultase este hecho, desdecía con mi ambiente, nunca formó parte de lo mío. Después sepultó su vida bajo mis pies y se sintió segura, hasta que la publicación de mis novelas tuvieron éxito y me vi obligado a dejar con cierta frecuencia el reducido y cálido hogar que compartíamos. Entonces se sintió en un segundo plano, que no era necesaria como antes, temiendo que posiblemente la dejaría. Creyendo que no la necesitaba, se suicidó; ella necesitaba mi tiempo, mi atención, para alimentar el suyo, para alentar un pálido deseo de vivir. En próximas conversaciones hablaremos más ampliamente sobre todo esto y te comentaré algún caso clínico que te sorprenderá –repuso, el hombre, cada vez más ensimismado en sus cavilaciones, aunque le devolvió a la realidad la crepitación del granizo sobre el alfeizar, por lo que exclamó-: ¡No te jode, ahora graniza!. Es verdad, todo esta cambiando, el tiempo, el país, la gente, esta loco, se ha trastornado."
-Es verdad, hay cambios demasiado dramáticos en este tiempo –se lamentó el muchacho, con los ojos puestos en la grabadora, cuya cinta corría lentamente.
-Ayer pasó lo mismo. Después del granizo llovió un rato y escampó. Igual mañana hace un sol tórrido o nieva –dijo y después miró al muchacho, cuyas facciones se le antojaron adoloridas, tal vez efecto de la tensión de tanta charla, por lo que concluyó con voz tranquila y conciliatoria, mientras consultaba el reloj-: Bien, por hoy ya hemos tenido suficiente, mañana continuaremos."
000O000













































XVPks Posted by Hello

PERFORMANCE POETICA: EDDIE (J.BERMUDEZ)

000O000

NOTA DE PRENSA
30 METROS DE RE (VER-SE) de EDDIE (J.BERMÚDEZ)
PERFORMANCE POÉTICA
SALA EL REFUGI. Plaça de la Vila (BADALONA)
DÍA 29 DE MAYO, a las 19.30
(DENTRO DE LA FIESTA DE CLAUSURA DE LA EXPOSICIÓN VISIONS(re) de NVAP)

Esta acción-performance cuestiona el aliento de la poesía y del poeta encerrado entre paredes de cristal, en una estancia creada a partir de las dimensionesde la sala. Ésta consta de 30 hipotéticos metros. Allí, en su interior el poeta vivirá una especie de vida vigilada por la mirada de los espectadores que podrán comprobar la cons-trucción de la vivienda desde sus cimientos hasta su derrumbe. Se intenta indagar una vez más en la vulva del poema en sí mismo? Duración del acto: 35-40 minutos

000O000

Egosum: Paso información. Un saludo.

Valencia, Martes, 24 de Mayo, 2005

Egosum:

El Doctor Amor y las Mujeres (principio)

“-LA MUJER A LA QUE AMABA se pegó un tiro ante mis ojos –dijo el doctor sin ninguna emoción, mientras a su espalda, estupefacto, al joven casi se le cae la taza de café de las manos. El hombre pensó que era demasiado nervioso; minutos antes, cuando se sentía observando, no atinaba a meter el caset en la grabadora.
-No te preocupes, hablaremos de eso más adelante –añadió viendo el estado de ansiedad del muchacho.
-Lo siento, ya está –dijo el joven, tratando de recomponerse-. Es que no me lo esperaba. No esperaba que nuestra primera entrevista comenzase con esa revelación tan terrible.
-Lo comprendo. De eso hace casi dos años y, desde entonces, decidí caminar solo hasta que la calva disponga. Bueno, hay vidas que lo son en función de otras, en algunos casos de manera excesiva. Ella vivía desviviéndose por mí, a mi orilla, deseando ser el centro de mi vida, apoyarme y alentarme permanentemente, hasta que se produjo el cambio. Fue cuando tuve el primer premio literario importante y me vi obligado a viajar más, quebrándose, en buena medida, ese mundo aparte que ambos nos habíamos formado con el tiempo.
-No lo comprendo, es tan extremo –dijo el periodista encendiendo un pitillo.
-Claro, resulta un asunto muy complejo, algo que clínicamente se denomina cronofagia y no es frecuente –contestó el escritor, sentándose ante el joven, al otro lado del escritorio.
-¡Cronofagia!. Nunca antes había escuchado ese vocablo.
-Resulta comprensible, puesto que se trata de un término relativo a la psicopatología. No obstante, en amores demasiado dependientes, unilaterales, se alberga siempre el resentimiento y, aún más, un odio que el otro nunca reconocerá y tornará contra el objeto amado cuando la situación le sobrepase. –agregó el escritor y después siguió con sorna-: Pienso que debió haberse ahorcado a la puerta del consultorio, para que así su protesta tuviese algún eco en mentes pacatas y odiosas, que dijeran que la mujer del ínclito doctor se había auto inmolado, por lo cual el susodicho, es decir yo, debería ser un villano, un ser mezquino, lo peor del mundo. No obstante, antes de seguir adelante con esta historia, he de confesarte, lo cual no me produce la menor perturbación ni otro sentimiento, que en las relaciones amorosas que mantuve en realidad el problema era yo. La verdad es que no estoy hecho para compartir la vida con nadie, para mantener una relación estable. Soy un solitario, buen amigo, buen amante si quieres, pero una pésima pareja, simplemente porque mi deseo auténtico es la soltería. En esa línea, todas las relaciones que mantuve estuvieron motivado por el sexo y cuando la pasión terminaba, me daba cuenta de que me aburría y deseaba volver a estar solo. Para mí la soledad, que siempre es compartida con cuatro amigos, es una virtud y las normas sociales o lo que se aprecia como correcto me importa un comino. Sin embargo, a partir de los cuarenta decidí no mantener ninguna relación más, por cuanto siempre acababa sucediendo lo mismo: yo no tenía lo que quería y tampoco les daba a ellas la seguridad de una relación normal. Así, que para no sufrir ni hacer sufrir a nadie más, decidí tener amantes breves si hubiese la ocasión, y permanecer sincero a mí mismo y a mi mundo; eso se llama mismidad.”


F012.jpg Posted by Hello

THOMAS BERNHARD: CONVERSACIONES

Valencia, Martes, 24 de Mayo del 2.005

Bernhard:
El Mago del Norte o el Idiota del Sur

“Todo se hace por cálculo. Hasta un pequeño bebe berrea por cálculo, porque sabe que si berrea le ocurrirá algo. Hasta su último aliento lo hará todo por cálculo. Se lo aseguro. Hasta los sentimientos se emplean para eso.
Y si se comparan las opiniones de los grandes filósofos, resultan tanto más idiotas. En cada uno se puede leer algo distinto. No son más que pobres hombres, que no supieron ganarse la vida de otra forma. En una habitación o en una oficina, en un castillo o en una cabaña, tanto si son el Mago del Norte como el Idiota del Sur (1), en definitiva es siempre lo mismo. La gente muere, se pudre, se descompone y no existe ya y, si la cosa va bien, le dedican una pequeña lápida. Y luego hay también personas, naturalmente, que se alegran de lo que han escrito. Pero sólo intermitentemente”.

T.B., 1988

(1) Sin duda alguna “El Mago del Norte” es Hamann y “El Idiota del Sur” probablemente sea Sartre.


Ego 084.jpg Posted by Hello

Valencia, a 22 se Mayo, Domingo, del 2005

Sí, debe haber consecuencias, pero queda siempre la pregunta cargada de desesperanza, ¿quid custodie custodiem?, ¿quién vigilará al vigilante? (Oráculo de Delfos).


DJM.jpe Posted by Hello


VIG.jpe:vigilante Posted by Hello


Sse...jpe Posted by Hello


Desp026.jpg Posted by Hello

Valencia, 20 de Mayo, 2005

000O000

Egosum
LA ACRE LACRIMA (novela inédita, 1999), 1:
Del impulso y del propósito de escribir

"Mutus animi continuus, había dicho Cicerón, para referirse a la esencia de la oratoria, ese impulso incontenible de creación expansiva, que hacía que el artista, en ese caso yo, un embrión de artista según me consideraba por entonces, jamás se detuviese ; escribía en cualquier parte, en las servilletas de los bares, en el papel que dejaba en la mesita de noche. Algo en mí se movía irrefrenablemente y me obligaba a escribir, casi a cualquier hora, casi en cualquier lugar.
Esa expresión definía perfectamente mi estado y aunque, como quedó dicho, pertenecía a Cicerón, la había encontrado en Thomas Mann, al principio de Der Tod in Venedig (i.e, “Muerte en Venecia”). Sin embargo, algo muy mundano me iba a arrancar de mi ensimismamiento, un algo hermoso que me llevaría un tanto de vuelta al mundo, procurándome una fructífera y temporal variación.
El mundo, siempre lo dije, era prosa prosaica, página vulgar y también, como escribiera Lovecraft, algo de lo que había que protegerse. Más que protegerse, diría yo que la tarea consistía en ir rompiendo las cadenas, que quedasen las menos posibles, y vivir la propia vida, en la soledad y el relajo. Todo ello, claro está, conocimiento mediante y bon vivre.
Una conocida editorial se interesó por mi tercera novela, que la llevaba entonces entre manos. También pensé en presentarme a algún premio literario importante. El prestigioso y bien remunerado Premio Mundo estaba delante de mí, pensaba en él cada instante. Tenía un año por delante para presentar la obra que tenía in mente. La forja de mi novela no fue penosa, pues creo tener un componente intelectual verbal hipertrofiado y manejo con gran soltura el lenguaje y, en suma, no me resulta dificultoso el escribir.
Deseaba escribir muchas y buenas novelas, y además ganar dinero con ellas y también fama. ¿Qué artista no desea ser adorado ?. Aquellos que nunca podrán serlo, seguramente. Nadie esculpe, pinta, compone o escribe para sí mismo solamente. En alguna medida, bastante importante casi siempre, lo hace para la galería. El mundo, en suma, importa -valga la redundancia."
00O00












NocturnoJPG Posted by Hello

CONVERSACIONES CON THOMAS BERNHARD

Valencia, viernes, 20 de Mayo, 2005

Bernhard:
Sobre el erotismo

Uno se ve lanzado de un lado a otro. Ese es el mejor impulso vital y estímulo que se puede tener. Si se limita a Amar, está perdido. Si se limita a odiar, está perdido igualmente. Sin erotismo no hay nada vivo. Ni siquiera los insectos, que lo necesitan también. Salvo que se tenga una idea muy primitiva del erotismo. No es ése mi caso, porque siempre procuro superar lo primitivo. No necesito una hermana, ni necesito una amante. Todo eso se tiene dentro y a veces se puede utilizar, si se quiere. La gente cree siempre que aquello de lo que no se habla sin más no existe, pero eso no es una tontería. Un anciano de ochenta años, que está en cama en algún lado y no ha tenido esa clase de amor desde hace cincuenta años, tiene también su vida sexual. Al contrario, se trata de una existencia sexual mucho más estupenda que la primitiva. Yo prefiero observarlo en un perro y no perder fuerzas ya.
La sexualidad desempeña en todo ser humano un papel enorme, da igual cómo se realice. No hay otro remedio, porque es algo que se tiene. No hay ser humano sin sexualidad. Aunque le cortaran los pechos, la polla y todo, seguiría dependiendo totalmente de la sexualidad. Pero está claro que entonces habría muerto y sería una víctima total de la sexualidad total.
T.B, 1988

Jueves, 19 de Mayo, 2005

Felipe Trigo, Alvaro Retana, Antonio de Hoyos y otros:
Cuentos diabólicos

Cuentos, cuentos, cuentos, muchos cuentos, en una colección exquisita, por el fondo y el contenido, por la Clan Editorial, de Madrid, a quienes deseamos larga y buena vida in litteris y en lo otro. Aquí comentaremos el número 35, Los cuentos diabólicos.
Con el Fausto de Goethe y muchas obras más, la literatura se ha ocupado de este personaje omnímodo, de este Tenebrarum Princeps, a quien no podrán eliminar los tiempos presentes con toda su estulticia y “cultureta” audiovisual. En las letras españolas, que es a lo que vamos, su presencia ha dejado algunas huellas inolvidables, traídas a colación -no todas las que son, pero sí de primera línea las que están: autrores como Emilio Carrere, Felipe Trigo, Alvaro Retana y Antonio de Hoyos y Vinent, Alberto Sánchez y Alvarez-Insúa y otros... Una muy buena ocasión para contemplar, desde el humor y desde el miedo, cómo han retratado a Satanás autores españoles en una compilación muy a tener en cuenta.
Clan Editorial, además, contiene una colección magnífica de cuentos españoles: Cuentos de fin de año, de Ramón Gómez de la Serna; Cuentos medievales, de Vicente Blasco Ibáñez, Cuentos terroríficos, de Burgos, Valle Inclán y otros; Cuentos de amor y muerte, de Pío Baroja, Cuentos de mansos, pícaros y ahorcados, de Armando Palacio Valdés; Cuentos completos, de Manuel Machado; Cuentos de mí mismo, de Miguel de Unamuno; Cuentos de Amor de Jacinto Benavente y otros, y así una larga lista de estupendos títulos y grandes autores.... Una gozada para todos los amantes de este género, recién sacados del horno alquímico de las publicaciones que merecen la pena, 2005; el encontrarlos ha sido para mí, que quiero vivir del cuento y no puedo, un placer inmenso.

000O000


Thomas BernhardJPG Posted by Hello


MmJPG:MIRELLA DULCE Posted by Hello


cuendibJPG Posted by Hello

WITTKOP:EL NECROFILO

Miércoles, 18 de Mayo, 2005

00O00
Aquí en el ruedo de los infortunios
Donde la sangre pavimenta los sueños
Y el sol quema la piel hasta ampollarla
Entre las hienas y las cabras
Entre los odios y sinsabores
Con mi espada que cae cada vez
Y corta cabezas posesas de diablos.

Aquí entre princesas empaladas
Y reyes calcinados sin corona
Con el reconcomio de la dermis
El yelmo corroído en sangre
Y la armadura mellada de tristezas

Al lado de los gemidos pueriles
De diablos amorfos y tuertos
Sin calma ni dicha alguna
Arrastro mi hombría por los áridos lamentos
Piso la cara del que fue mi amigo
En la necrópolis infame

Vuela ave miseria
Y veda la magnificencia de los ángeles
Que se regodeen en la borrasca de mi desdicha
Que del cuelo lluevan plumas de sangre
Y desplomen cuerpos inertes carentes de luz

Destiérrame de los repulsivos llanos
Donde una vez fui hombre
Convierte mi osamenta en ceniza
Y ponla en tus estigmas
Conviérteme en tu palabra
Déjame agonizar y morir.

Oscuro II
Allan Albarrán
Poeta maldito
http://spaces.msn.com/members/elfospace/

000O000

Gabrielle Wittkop:
El necrófilo

Un libro, de los pocos me he leído de un tirón, que nos muestra las bizarras relaciones de un anticuario con cuerpos deshabitados del hálito vital. Un texto que resultará, a no pocos, escabrosos, pero de una belleza diamantina para aquellos que no se impresionen por asuntos que suelen perturbar al común de las gentes.
Un mirada profunda, atrevida y lúcida, al alma del necrófilo, parafilia entroncada en las más graves patologías sexuales y que solamente la belleza de una pluma como la de la autora puede desprender un tanto de su crudeza inherente, por el hecho mismo de elevarlo a categoría literaria.
Se publicó por primera vez en 1.972 y se agotó rápidamente, reeditándose en 1.990. Tal como dijo su editora, la francesa Régine Deforges, “es uno de los textos más inquietantes de la literatura contemporánea”.
Wittkop es francesa de nacimiento, aunque vive en Alemania y los pocos que la conocen han dicho de ella que es una vieja dama “indigna”, a la cual sería un placer conocer.
En mi opinión, uno de los libros más impresionantes que he leído nunca, exaltación de ese amor a la muerte, con sus múltiples variaciones, que tan grato es a los habitantes del lado oscuro.
La edición que tengo es de Tuskets, colección La sonrisa vertical, de 1.995.


Necro.JPG Posted by Hello

Martes, Mayo 17, 2005

000O000
Empujar
una hoja
de aire
y escribir
en ella
un síntoma.
Vicente Ponce, Síntoma
en INSTRUCCIONES PARA
MIRAR EL SILENCIO
000O000

Egosum:
Sobre el amor: una cuestión de adjetivación

Esto me lo dijo un día mi amigo Martín Sepulcro del Lobo:
“Ellas, cuando han dejado de amarnos inmediatamente nos odian (porque lo contrario del amor no es el odio, sino la indiferencia) y, de forma unánime hasta donde abarca mi experiencia, dicen que estamos locos, que somos borrachos y maricones... Cuando nos querían nos adjetivaban de otra manera,
Nosotros, cuando hemos dejado de amarlas y las odiamos, decimos, también con unanimidad, que son banales, materialistas y putas... Cuando las queríamos les colgábamos mejores adjetivos”.
Yo le contesté que, al menos en ese sentido, el amor podía ser una cuestión de adjetivación.
El asintió con poca convicción y fue a la suya, comentando que ya lo había dicho Josep Plá, que el ser menos romántico del universo era la mujer, por materialismo puro, ya que ellas solamente buscaban la seguridad. Esta se entendía, claro, en el buen trato y en la economía.
Bueno, pensé yo, que en ese sentido éramos bastante parecidos.

000O000


experimente.jpe Posted by Hello

HOMO sapiens

Domingo, 15 de Mayo, 2005

RITA LEVI-MONTALCINI / Neurologa y Premio Nobel de Medicina
«Vivimos dominados por impulsos de bajo nivel, como hace 50.000 años»

PD

Domingo, 15 de mayo 2005

El mensaje que quiere transmitir la Nobel de Medicina italiana Rita Levi-Montalcini es optimista: "Debemos dar alas al genio que cada ’homo sapiens’ lleva dentro". Pero la realidad, señala, es que estamos "dominados por las pasiones", en especial las agresivas.
En la larga entrevista que le hace Enric Gonzaéz y que este domingo publicó El País, la Premio Nobel de Medicina 1998 afirma que los seres humanos "seguimos siendo animales guiados por la región límbica palocortical, sustancialmente igual en el hombre y en otros animales".
Rita Levi-Montalcini (Turín, 1909) es una de las grandes figuras del siglo XX. Su padre, un ingeniero apasionado por las matemáticas, se negó durante años a permitirle que estudiara porque en la época se consideraba que las mujeres no hacían esas cosas. A los 20 años se le consintió por fin acceder al bachillerato superior y después a la Facultad de Medicina.
Era una joven investigadora cuando las leyes antijudías italianas de 1938 la obligaron a dejar la universidad y ocultarse para evitar la deportación. Durante la guerra trabajó como doctora para la Resistencia y las tropas aliadas. En 1947 fue invitada a trabajar como neuróloga en la Universidad Washington de San Luis (EE UU), donde descubrió la proteína NGF, estimuladora del crecimiento de las fibras nerviosas. El hallazgo le valió en 1986 el Premio Nobel de Medicina.
Su hermana gemela Paola fue una gran pintora, y su hermano mayor, Gino, un célebre arquitecto. El pasado 20 de abril, dos días antes de cumplir 96 años, inauguró en Roma, donde vive, la sede del nuevo Instituto Europeo de Neurociencia. Es autora de numerosos libros, y los más recientes, como Tiempo de acción, que acaba de publicarse, se centran en la revolución digital y en la necesidad de cambiar la educación. Su vista es deficiente y necesita de su secretaria para utilizar Internet, una de sus herramientas favoritas, pero conserva la vitalidad, la ironía y la lucidez.
Estos son algunos fragmentos de la entrevista concedida a Enric González:
P. ¿Nos queda margen para seguir evolucionando?
R. No desde el punto de vista somático. Sí desde el punto de vista de la informática. La informática nos da acceso a otro mundo que para nuestros predecesores, hace sólo medio siglo, no existía. A falta de un nuevo desarrollo de la neocorteza, disponemos de los ordenadores.
P. En teoría, disponemos también de la manipulación genética.
R. Odio esa opción. La manipulación genética no debe ser utilizada. No tenemos derecho a hacer nacer bebés a la carta. No es aceptable fabricar niños con los cabellos rubios, los ojos verdes, tal característica o tal otra. Eso va más allá de los límites de la moral. Lo rechazo absolutamente.
P. Hablemos aún de la evolución en los otros animales. ¿Hay posibilidad de evolución en los insectos, por ejemplo?
R. No. El insecto de hoy es igual al de hace millones de años. El insecto no tiene ninguna posibilidad. Por lo que sabemos, está totalmente determinado, desde el punto de vista del presente y del futuro. No registra ninguna evolución. Los insectos pueden sobrevivir a la humanidad por su constitución, por su capacidad para hacer frente a las circunstancias, pero no pueden cambiar.
P. Nosotros hemos cambiado parcialmente. ¿Por qué somos más inteligentes que hace 50.000 años, pero no somos más buenos?
R. No somos más buenos por el componente límbico cerebral que sigue dominando nuestra actividad. Vivimos como en el pasado, como hace 50.000 años, dominados por las pasiones y por impulsos de bajo nivel. No estamos controlados por el componente cognitivo, sino por el componente emotivo, el agresivo en particular. Seguimos siendo animales guiados por la región límbica palocortical, sustancialmente igual en el hombre y en otros animales. Nuestras opciones de mejora moral pasan por las circunvoluciones neocorticales que afortunadamente tenemos.
P. Dice usted "afortunadamente". Esa peculiaridad en la corteza del cerebro, ¿es una suerte, una casualidad?
R. Quién sabe. No estamos dirigidos. Como todas las evoluciones, la nuestra ha sido casual, una reacción frente a la necesidad. Ésa es nuestra historia. No se ha tratado de un desarrollo dirigido por un ente divino. Nos hemos desarrollado como otros animales; algunos han adquirido ciertas capacidades, nosotros hemos conseguido la neocorteza, y eso nos ha llevado a dominar el planeta y a situarnos por encima de las leyes de causalidad que nos han conducido hasta aquí.
P. Este "aquí" significa, por ejemplo, el siglo XX, que dice poco en favor del humano. No es fácil mantener la fe en nosotros mismos.
R. ¿Por qué lo dice?
P. Usted, que ha vivido casi todo el siglo XX, conoce sus errores mejor que yo.
R. Sí, hemos sufrido el horror de la shoah, el horror del nazismo, el horror del fascismo, todos los frutos del componente palocortical. He escrito bastante sobre eso. Mire, no sé hacia dónde vamos, pero estoy segura de que debemos librarnos de ese pasado nefasto. Porque si asumimos una visión catastrofista del ser humano, estamos acabados. La vida se hace inútil. Yo también me siento interiormente incapaz de ser optimista, pero hay que serlo, cueste lo que cueste. Hay que mantener la confianza en el futuro.
P. Seamos positivos. ¿Cuáles han sido las cosas más positivas del pasado siglo?
R. Desde el punto de vista científico, el desarrollo ha sido extraordinario, y no hace falta enumerar la exploración del átomo, del ADN... Desde el punto de vista ético hemos sido capaces de vencer a Hitler, a Mussolini, a Stalin, lo que no está nada mal. Mire, la conclusión que puede extraerse del siglo XX es que debemos cambiar los mecanismos de instrucción y la relación errónea entre los adultos y los niños.
P. Algunos aspectos de la educación han empezado a cambiar. Cuando usted era joven, las mujeres no solían acceder a una instrucción universitaria. Usted no pudo estudiar hasta...
R. Ese cambio que dice usted afecta a los países de alto nivel cultural, no al islam ni a la mayoría de los países del sur. Un pequeño porcentaje de mujeres, en el que me incluyo, tiene suerte y disfruta ahora de ciertos derechos.
P. Dentro del debate ético sobre la investigación científica, ¿cuáles son los límites? Las únicas posiciones claras, y obviamente restrictivas, parecen ser las cristianas.
R. Yo no soy católica, estoy fuera de cualquier religión. Soy agnóstica. Laica y agnóstica. Lo demás no lo tengo en cuenta. Respeto todos los puntos de vista.

Periodista Digital, SL CIF B82785809Gta Francisco de las Cabezas, 3-6 28027 Madrid (España)Tlf (34) 91 413 25 54 / 91 515 30 79 Fax (34) 91 416 83 82



crJPG:CEREBROTIPO REPTILIANO Posted by Hello


YV-8bp Posted by Hello

RAYMOND R0USSEL: LOCUS SOLUS

Viernes, Mayo 11, 2005
Raymond Roussel:
Locus solus


Raymond Roussel nació en 1887 en París, ciudad en la que pasó la mayor parte de su vida. Entre sus excentricidades, que fueron muchas, mencionaremos que dio la vuelta al mundo en dos ocasiones, sin apenas salir de su caravana. Para él la literatura debía ser un producto de la imaginación pura.
Sus obras tuvieron un escaso eco mientras Roussel vivió, pero en Francia, ene estos últimos años, su obra ha despertado un interés creciendo; un crítico ha dicho del autor que es, sin ningún género de duda, una de las figuras más importantes de la literatura moderna. No es raro que muchos de los grandes sean poco leídos.
Su obra capital, Locus solus se publicó en París en 1914 y de Roussel dijo André Breton que “es, con Lautrémont (a quien hemos dedicado el post anterior, N.E), el autor de mayor magnetismo que nos han deparado los tiempos modernos”.
Locus solus es el majestuoso parque donde vive Martial Canterel, en las afueras de París. Allí son invitados un grupo de amigos para que contemplen las siete maravillas del mundo creadas por él... Cuáles son esas maravillas, mejor no os lo cuento y lo leéis.
Finalmente, destacar que esta obra y muchas más impagables fueron reeditadas en España en numa editorial (http://www.numa.es), otra de las encomiables en el umbrío panorama del presente. La edición que yo tengo es del 2001.








RRJPG: RAYMOND Posted by Hello


LSJPG Posted by Hello


357.jpe: VAMPIRICA LORDOSIS Posted by Hello

ISIDORE DUCASSE:TU AMIGO VAMPIRO

Miércoles, Mayo 11, 2005

Isidore Ducase, Conde de Lautréamont:
Tu amigo vampiro (fragmento)
Hay quien dijo que sus celebre obra Los Cantos de Maldoror fueron dictados al conde de Lautréamont por una vez secreta, durante las pesadillas provocadas por las fiebres surgidas de sus enfermedades “vergonzosas”, “doble injuria semántica con la que se castiga el placer del mundo”. Un libro que rezuma Belleza Maldita, la que nace del Infierno e incluso de algún paraíso artificial, libro además de imprecación `por lo que estuvo cincuenta años por publicarse, esperando tiempos más propicios para ver la imprenta. Libro, se ha dicho, nacido del desasosiego, que instala su reino entre la humillación y la ofensa.
A magníficas editoriales, como Pretextos (Colección la Cruz del Sur), de aquí Valencia, debemos la reedición de sus cantos, en el 2000, en un libro, en todos los aspectos, excelente: gracias a ellos, en un mundo en el cual la mediocridad y la descatalogación de los grandes libros campa por doquier, como un signo más del caos y de la degradación.
Isidore Ducasse, que adoptó en nombre de Conde de Lautreámont, nació en Montevideo en 1840 y murió en 1870.De su obra hemos seleccionada un relato extraño, único, que encontré, en 1985 ( tempus fugit)en un librería de reventa, una edición de Plaza y Janés, de 1965, en un tiempo que yo buscaba con gran afán bibliografía sobre el vampirismo, prácticamente inexistente por entonces y sobre el cual después conseguiría una amplia biblioteca. La compilación se titulaba Vampiros entre nosotros, magnífica, de la mano de Roger Vadim. Vamos pues, con un fragmento de Tu amigo vampiro:
Sí, os supero a todos en mi innata crueldad, que no estuvo en mi mano reprimir. ¿Es esta la razón por la que estáis todos postrados frente a mí?¿O bien el estupor de verme, fenómeno inaudito , recorrer como horrible cometa el espacio ensangrentado?. Una lluvia de sangre brota de mi cuerpo inmenso, semejante a una nube negra que empuje ante sí el huracán. No temáis nada, hijos míos. No quiero maldeciros. El mal que me habéis ocasionado es demasiado grande; demasiado grande el mal que yo os he ocasionado, para que sea intencional. Vosotros habéis recorrido vuestro camino y yo el mío, ambos semejantes, ambos perversos. Era natural encontrarnos, dada nuestra afinidad. El choque que ha seguido al encuentro nos ha resultado recíprocamente fatal”.Al llegar a este punto, los hombres empezarán a levantar las cabezas, adquiriendo de nuevo valor, y, para ver quién esta hablando, alargarán el cuello igual que caracoles. De repente, su rostro alterado, descompuesto, se deformará en una mueca tan monstruoso que incluso los lobos quedarán aterrorizados. Todos a la vez, los hombres se enderezarán de golpe, como un muelle gigantesco. ¡Cuántas imprecaciones!¡Qué clamor de voces! Me han reconocido. Y he ahí que los animales terrestres se unen a los hombres y hacen oír sus extraños alborotos. Ningún odio divide ya a ambas razas. El odio de cada uno está dirigido contra el enemigo común: yo. El consentimiento universal les une. Vientos que me estáis transportando, levantadme todavía más alto: temo la perfidia. Sí, desaparezcamos, poco a poco de su vista... Adiós, viejo, y piensa en mí, si me has leído... ; y tú, joven, no desesperes. En efecto, tienes en el vampiro a un amigo, aunque seas de otra opinión. Si además, tienes en cuenta el ácaro sarcopto que te pega la roña, ¡tendrás dos amigos!.


IDCLJPG:ISIDORE Posted by Hello


cmJPG:LOS CANTOS DE MALDOROR Posted by Hello

Salvador Alario Bataller

Lugar:
Avda, Blasco Ibáñez, nº.126, 6º, 28ª Valencia 46022 Spain

Teléfono:
963724197

E-mail:
alario7@msn.com

Enviar un mensaje a este usuario.
OBRA PUBLICADA A)CIENTÍFICA: 8 libros de Psicoterapia y Sexología (editorial Promolibro, valencia). 36 artículos especializados en diversas revistas (redactor de Cuadernos de Medicina Psicosomática y Psiquiatría de Enlace, www.editorialmedica.com, y los artículos y otros textos se relacionan en la web). B)NARRATIVA: “La conciencia de la bestia”, edición privada, finalista (de los 15 finalistas) del Premio Planeta de Novela de 1997. “La ciudad desvanecida”, relato seleccionado por concurso de la revista Escribir y Publicar en su editorial Grafein Ediciones, Colección Escritura Creativa, integrante del volumen de cuentos ASI ESCRIBO MI CIUDAD (2001). “Descensus ad Inferos”, lo mismo que antes, pero este cuento pertenece al libro de cuentos “32 MANERAS DE ESCRIBIR UN VIAJE” , Grafein Ediciones (2002). “Maltidos. La Biblioteca olvidada”, Iván Humanes Bespín y Salvador Alario Bataller, Grafein Ediciones, Barcelona, (2.006). "101 coños, Ilustraciones y breves" (2008), Carlos Maza Serneguet, Salvador Alario Bataller e Iván Humanes Bespín. Ilustraciones de Vanesa Domingo Montón, Grafein Ediciones, Barcelona. "Antología Iberoamericana de MIcrorelatos" (2008),coautor, Ediciones Lord Byron, Madrid (en prensa) La acre lácrima (2006), novela, en http://www.lulu.com/alario7 Un estudio crítico del Necronomicón Apócrifo (2006), ensayo, en http://www.lulu.com/alario7 Las aventuras carpatianas del profesor Exhorbitus (2006), novela, autoedición, en http://www.lulu.com/alario7 Astrum Argentum . La vara del mago (biografía novelada de Aleister Crowley) (2006), novela, en www.lulu.com, en http://www.lulu.com/alario7 El murciélago monstruoso (2006), novela, en http://www.lulu.com/alario7 Nunca volví de cuba (2007), novela, en www.lulu.com, http://www.lulu.com/alario7 Cuentos en www.narrativas.com: Espejos (2007), Los pequeños (2007). La angustia última (2008). Lo que trajo la noche (2008). OBRA INÉDITA: Las nocturnidades de don Arturo del Grial, (2002), novela. Los ojos del moro (2003), novela. El doctor amor y las mujeres (2006), novela. La trama sináptica (2007), novela. Historias de amor, muerte y trascendencia (2007), novelas (dos novelas breves relacionadas). Los estados intestinales (2007), novela. Cuando cazaba pelos (2008), novela breve Cuentos completos (1999-2008) Blogs: http://clinica-psicomedica.iespana.es http://alario1.blogspot.com http://undostrescuentos.blogspot.com http://undostrescuentos2.blogspot.com http://elloboylaluna.blogspot.com http://lasnocturnidades.blogspot.com http://nohaymentesincerebro.blogspot.com
 

©2009 El lobo y la luna | Template Blue by TNB